Rumiantes.com
No Comments

Las zonas del suroeste nacional son en relación a sanidad y producción animal, las más afectadas por la sequía debido a la tradición ganadera de cría extensiva y su relación con las especies cinegéticas. Esto se define como un gran impacto de la sequía en la bioseguridad del ganado extensivo.

Este año ha sido marcado por la drástica disminución de lluvias. Un inicio cargado de dificultades para los ganaderos y los veterinarios destinados a las actividades de campo. Muchas zonas del suroeste peninsular, se caracterizan por la cría de ganadería cárnica en grandes extensiones de dehesa.

Esta ganadería suele compartir su ecosistema con las especias cinegéticas. La fauna silvestre sigue siendo uno de los principales motivos por los que los ingresos de los ganaderos se ven reducidos. Al ser portadores de enfermedades, disminuyen la calidad de las reses, o en  casos peores, la transmisión de enfermedades al ganado obliga a paralizar durante meses cualquier acción que tenga que ver con la explotación ganadera.

Durante las épocas de sequía, las poblaciones de ungulados silvestres que comparten los ecosistemas con el ganado, experimentan una mayor tendencia a compartir los abrevaderos durante un mayor periodo de tiempo. Compartir abrevaderos provoca un aumento de parásitos e infectocontagios en las ganaderías de extensivo.  Comenzando de nuevo una guerra tanto en el sector ganadero, como en el relacionado con los profesionales veterinarios, que luchan e investigan maneras de acabar con este tipo de enfermedades.

Gran parte de los puntos de riesgo de interacción (cerca del 80%) están asociados a las zonas de abrevaderos, principalmente manantiales y charcas, aún más concentrado en las de diámetro inferior a 20 metros.

Cabe destacar que, en la actualidad, el jabalí es el principal reservorio salvaje de Mycobacterium bovis. Es responsable de ocasionar la tuberculosis bovina y además puede infectar a más especies domésticas como las ovejas, cabras y cerdos.

Este tipo de problemas incrementa la necesidad de desarrollar procedimientos de monitorización de poblacionales de animales salvajes. Esto permitiría anticipar situaciones como la sobrepoblación y los problemas sanitarios derivados de esta. Actualmente no contamos con métodos de referencia para cuantificar las poblaciones de fauna silvestre.

A los métodos más tradicionales, como los análisis de las bolsas de caza o la estima mediante el impacto en el ecosistema, se le han sumado en los últimos años métodos más actualizados como el foto-trampeo, o la estima de poblaciones mediante imágenes tomadas por drones.

Frente a la cantidad de problemas actuales que atañe a la ganadería, la notable sequía que se vive desde principios de año es de las cuestiones más alarmantes. En casi todo el territorio nacional, el sector ganadero es uno de los grandes perjudicados por esta situación climatológica, así como todo lo relacionado con su ecosistema de dehesa y bosque mediterráneo. El ganado extensivo de bovino, porcino, caprino y ovino, están notando un gran impacto debido a la reducción de los recursos agroforestales, de los que depende su alimentación, así como la falta de zonas acuíferas.

Para corregir los déficits en alimentación, son varios los profesionales que han visto como no quedaba más remedio que aportar piensos, henos u otro tipo de alimento. Estas sequías afectan en mayor medida ya que, la consecuente falta de pastos debe ser paliada con la compra de piensos. Piensos que debido al panorama Ucraniano no para de elevar sus costes. Sumamos a esto que algunos ganaderos han tenido que transporta agua en depósitos o cubas hasta los abrevaderos, cosa que era bastante inusual en estos meses del año.

Desde el colegio de veterinarios, resaltan que los ganaderos en extensivo muestran una notable inquietud respecto a los meses venideros, ya que si durante estos meses han debido suplementar y trasladar agua, qué será pertinente hacer en los meses de verano. Muchos piden que la planificación hidrológica regional se revise, para mermar el impacto que podemos vivir si esta situación continúa en los próximos meses.

El aumento de enfermedades causa daños  en la sanidad pública, ya que no sólo los profesionales que trabajan día a día en las explotaciones ganaderas están expuestos ,  sino que los productos cárnicos pueden contagiar enfermedades a las personas. Enfermedades como la tuberculosis bovina, que se ha demostrado que las personas diseminan estos bacilos tuberculosos contagiándose unos a otros, suponiendo un riesgo epidemiológico.

 

 

La entrada La sequía impacta en la bioseguridad del ganado extensivo se publicó primero en Rumiantes el portal de rumiNews.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This field is required.

This field is required.